untitledSINOPSIS: Cuando su hija debe viajar por trabajo, Artie Decker y su esposa Diane se quedan a cargo de sus tres casi desconocidos nietos, quienes tienen una educación propia del siglo XXI. Sin saber que pronto deberán recurrir a los viejos métodos para lidiar con los niños.

RESEÑA: Billy Crystal vuelve a nuestra cartelera haciendo de las suyas con S.O.S. Familia en Apuros acompañado de grandes estrellas como Marisa Tomei y Bette Miller en esta cinta de comedia familiar dirigida por Andy Fickman huele a cliché desde antes de sus primeros momentos de metraje, la historia contada y recontada vuelve a la pantalla en la piel de Crystal. Y lo que pudo ser un estruendoso fracaso o al menos una somnolienta tortura de un par de horas, se convirtió en un momento agradable, efímero, y cálido en algún sentido.

Analizarla me ha sido muy difícil porque ¿qué he de decir que no se haya dicho antes de este tipo de películas? ¿Cómo he de analizar un producto como este bajo el yugo doloroso a veces de una comentarista de cine? Solo puedo decir que esta cinta aunque no fracasa estrepitosamente, lo cual debo agradecer, pasó por mi vida sin pena ni gloria ¿Aporta algo al cine? La verdad no lo sé realmente, pero cumple en ser una comedia bien hecha para aquellos que deseen pasar un momento agradable en familia con una moraleja final infaltable y predecible, melosa si se quiere.

Sin embargo, hay algo potente en lo que la película intenta traspasar, esa brecha generacional que existe en la manera de criar a los hijos, cómo en nuestros días nuestra obsesión por mantenerlos a salvo los ha aficciado, cómo en un mundo cada día más competitivo traspasamos esa competitividad y en gran medida nuestra frustración a nuestros hijos. Y esta es quizás la gran lección que nos deja el filme y que lo hace actual y que la alza sobre el promedio. Lo importante de la cinta no es el humor fácil ni el “pastelazo” que llena una parte de las comedias hollywoodenses, hay un mensaje encriptado dentro de su guión que nos invita a pensar y replantearnos muchas cosas que hoy son aceptadas en la cultura occidental moderna. Y eso sí, se agradece.

No sé si le llamaría un éxito, pero en mi opinión Crystal construye un personaje encantador y moderno del abuelo que no quiere serlo y que no sabe hacerlo, exponiendo el bullado tema de los “otros abuelos”, esos que no son los preferidos, que no ven a sus nietos frecuentemente y que no llegan a conocer a los hijos de sus hijos más profundamente. Y talvez sea por que el tema de los abuelos es importante para mí o por lo mucho que extraños a mis propios abuelos pero la cinta logró emocionarme con ciertas situaciones más allá de lo que pude imaginar.

Un comedia familiar, ágil, ligera, que no saca grandes carcajadas, pero que lo suple con una buena química entre sus actores y un guión con algo que entregar. Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, los que tienen la última palabra.

Interesante.
Rating: ★★★★½☆☆

Erika Moreno I.