SINOPSIS: Una periodista deberá ir contra la sociedad de su época para desenmascarar las profundas heridas sociales de su país, donde el racismo ha dividido a la población y mantiene un estado de tensa calma en las calles, para esto con la ayuda de una talentosa empleada recorrerá un camino que nadie ha podido recorrer.

RESEÑA: Historias Cruzadas, una de las grandes favoritas para los Óscares de este año, ya está en cartelera, una historia de racismo y fortaleza dirigida por Tate Taylor y protagonizada por Viola Davis y Emma Stone.

Debo ser sincera, cuando me dieron la tarea de ir a ver Historias Cruzadas y hacer la correspondiente reseña, un sentimiento de rechazo se formó en mi, la película no es de aquellas que iría a ver al cine y como se dice en buen chileno “la miré un poco a huevo” aún ya estando sentada en una cómoda butaca del cine me di cuenta que aún estaba reticente. Me encanta cuando las películas nos hacen un tapa-boca por decirlo de alguna manera y nos demuestra que detrás de los prejuicios formados en nuestras cabezas y corazones, lo más importante es ver y sentir por nosotros mismos para juzgar una película. Este es el caso de Historias Cruzadas, una historia común, sin decir con esto que sea simple, sino que podemos verla en la vida común, en la vida diaria. Desde la perspectiva de varias mujeres nos adentramos en el maldito universo del racismo, del machismo, del clasismo y la segregación sin causa.

Historias Cruzadas es un historia cruda y descarnada que sin embargo es presentada con inteligencia en pantalla, es una historia de racismo (que podría aplicarse perfectamente a nuestro país con el tema de las empleadas domésticas) y de esperanza, porque aún en el momento más doloroso de rechazo y humillación la luz puede brillar con una sonrisa o una mano amiga, es una historia de superación, de valentía y de valoración por sobre los estándares sociales, los estándares raciales, y los de una sociedad que presiona a las mujeres a ser algo que talvez no son, a querer cosas que talvez no queremos, esta cinta nos muestra como poder superar estos miedos, como podemos ir contra aquello que nos cierra las puertas. Es una historia que nos invita a ser los primeros, a ir contra lo establecido de buena manera, a hacer un cambio de adentro hacia afuera, de decir las cosas por su nombre sin destruir, de trasgreder, de amar y de amarse, de la amistad y la confianza, pero por sobretodo es la historia de cómo la verdad puede mover montañas.
La historia se desarrolla en la Jackson, Missisipi, en los años 50, uno de los estados más reacios al cambio y a dejar de lado el racismo, la población afroamericana es mirada como ciudadanos de segunda clase, casi esclavos aún y las “nanas” aunque crían a los niños blancos como si fueran suyos, reciben un trato humillante y vejatorio que ni siquiera las deja ir al baño dentro de la casa con la familia. Pero la crueldad de este mundo racista no solo llega a la población negra, sino a las mujeres de todo tipo en una sociedad que coarta las libertades de las mujeres blancas o negras, donde la violencia intrafamiliar es pan de cada día, donde una mujer con independencia es tratada como libertina y donde querer algo distinto al resto es sinónimo de convertirse en paria. En este mundo revuelto, una periodista y una talentosa empleada doméstica deberán ir en contra de todo para desenmascarar la verdad. Este proceso las lleva por historias que se entremezclan y que se tocan, historas cubiertas de realidad y de humanidad, a veces desgarradoras, a veces divertidas.
Un cast maravillosamente elegido con actrices de primer nivel le dan a la cinta una gran potencia y una sensibilidad sobria muy real, sin excederse ni en la cuota de drama ni en la exageración de estereotipos. Destacan claramente la gran Viola Davis (La Duda, Traffic) potente y cruda, retenida y fuerte, la tendremos una vez más nominada al Premio de la Academia de este año por su intepretación en este filme, recordemos que en el 2008 la tuvimos nominada por su papel en La Duda. Otra de las grandes actuaciones que se pueden disfrutar es la de la versátil Octavia Spencer (7 Almas, Arrástrame al Infierno), Emma Stone (Zombieland, Amigos con Beneficio) , Bryce Dallas Howard (La Aldea, Terminator Salvation), quien logró que la odiara o al menos a su molesto pero bien llevado personaje, entre otros talentos femeninos. Porque en realidad esta es una película femenina en el buen sentido de la palabra, donde se ha puesto un cuidado acento en la sensibilidad y en la verdadera esencia del problema, no es una denuncia, sino una crítica constructiva, no pretende analizar el tema del racismo sino llegar al corazón del espectador para mostrarle lo estúpido e inverosímil que es y demostrarnos como aún hoy en el siglo XXI este tema está tan vigente como hace 50 años atrás.

Una cinta bella, esperanzadora, cruda, desgarradora, con un mensaje que toca corazones que descansa sobre el desempeño de un genial elenco. De todas formas como siempre digo, son ustedes, mis estimados freaks, los que tienen la última palabra.

Muy Buena
Rating: ★★★★★★☆

Erika Moreno