SINOPSIS: Ricardo Corazón de León vuelve de su fallida cruzada, saqueando los pueblos que están en su camino, con el viaja un rudo y honesto arquero, destinado a convertirse en el forajido más famoso de la historia y de dar a su pueblo aires de libertad.

CRÍTICA: Ya se ha instalado fuerte en nuestras carteleras la adaptación de la historia del forajido Robin Hood dirigida por Ridley Scott y protagonizada por Russell Crowe y Cate Blanchett. Si quieres saber más de esta épica cinta te invitamos a leer la siguiente reseña.

La dupla Scott-Crowe se ha convertido en un símil de la que hacen Burton-Depp, han trabajado en muchas películas juntos y de esta unión han salido interesantísimos trabajos como Gladiador, Gánster Americano entre otras. Una vez más los volvemos a ver juntos en este esfuerzo épico por situar a la leyenda Robin Hood,  el conocido forajido que le roba a los ricos para darle a los pobres, en un contexto histórico, algo parecido a lo que vimos en Rey Arturo (guardando las debidas proporciones, aunque debo reconocer que a mi sí me gustó Rey Arturo). O sea, eso significa que dejamos de lado la romántica visión que Hollywood le ha dado al personaje y nos sumergimos en una visión más cruda y real tanto del personaje como de la época misma (ambientada en la Inglaterra del famoso Rey Ricardo Corazón de León), una era oscura, de supervivencia extrema y de hombres y mujeres fuertes.

Siendo sincera, esta película me había ganado el corazón desde que fue anunciada y debo me debo reconocer también una fanática tanto del género épico como de su protagonista. Pero dejando de lado la presencia del ganador del Óscar Russell Crowe (Gladiador, Capitán de Mar y Guerra: La Costa más Lejana del Mundo) en pantalla, un hombre que por cierto tiene vasta experiencia en el género, tenemos a otra gran actriz también ganadora del Óscar Cate Blanchett (El Señor de los Anillos, Elizabeth), una de mis actrices favoritas por cierto, Kevin Durand (Legión de Ángeles, Lost), el ganador del Premio de la Academia William Hurt (Perdidos en el Espacio, La Aldea) y Max von Sydow (La Isla Siniestra, Más Allá de los Sueños). ¿Qué hizo el famoso Sir Ridley Scott con todos estos excelentes elementos?

Scott sabe lo que hace, y aunque podamos criticarle que se mueve siempre por terrenos conocidos, el británico “sabe hacer su pega”. Como siempre nos presenta una experiencia visual muy apoyada en el tono épico de una banda sonora de calidad y de una bella fotografía. Scott sabe construir escenas a ser recordadas que van más allá de sus actores, que se ensamblan como un todo. En este respecto, Robin Hood no es la excepción, aún cuando las comparaciones con su magnífico trabajo en Gladiador sean su peor enemigo, de por si esta cinta es impresionante por si misma, talvez no al grado sublime que vimos en Gladiador, pero no por eso es menos loable que Scott le regale al cine actual una pequeña pieza épica que podamos disfrutar, donde tanto actores como el personal de producción hace un importante aporte, una experiencia visual y cinematográfica que mantiene al espectador atento y entretenido y que regala bellas escenas que pasan desde las épicas guerras hasta bellas escenas románticas.

El esfuerzo además por situar a “Robin of the Hood” en la historia es bien agradecido, dejando de lado la imagen legendaria que alguna vez encarnara Kevin Costner, casi sacado de un cuento de niños, en Robin Hood se opta por un guerrero de ruda factura, un personaje idealizado sí, pero mucho más cercano a la realidad. Algunos dirán este es de los típicos héroes interpretados por Russell Crowe, y yo les digo “Sí” pero no por eso menos eficaz.

Y si me preguntan si Scott superó a Gladiador talvez deba decir que no, pero sí que pienso que superó a Cruzada (Kingdom of Heaven) y bueno, aunque ha tenido críticas dispares, personalmente además de emocionarme y entretenerme me da una nueva película para tener en mi repiza. ¿Será porque soy fanática del género o de Russell Crowe? No lo sé, pero ahí ya depende de ustedes.

Muy buena.

Rating: ★★★★★★☆