SINOPSIS: Perseo, semidiós, hijo del gran Zeus, deberá tomar las armas y ayudar a los humanos a calmar la furia de los Dioses antes que estos destruyan la vida sobre la tierra.

CRÍTICA: Hace poco se ha anunciado la segunda parte de este remake de la cinta de 1981 del director Desmond Davis, protagonizada por Harry Hamlin y Laurence Olivier, pero ¿qué sabor de boca dejó esta primera parte protagonizada por el actor del momento? Eso es harina de otro costal.
Louis Leterrier (El Transportador, El Increíble Hulk) dirige esta cinta cuyas espectativas le jugaron una mala pasada, después del éxito en 3D de la vitoreada Avatar, las metas eran altísimas, el cine en tres dimensiones había dado un vuelco en 180 grados y el público estaba ávido por más, era un momento ideal pero complicado a la vez, la gente sí quería más, pero también pedía calidad o por lo menos algo que de acercara a lo que había visto con la espectacular cinta de James Cameron. Los realizadores de Furia de Titanes se embarcaron en la no menos titánica tarea de llevar una película creada en 2D a 3D, y los resultados dejaron mucho que desear. ¿Pero más allá del 3D que por el momento es nada más que un plus en una película, Furia de Titanes logra rescatar la esencia de la original? La respuesta es no, pero no porque sea una mala película, la cinta entretiene a ratos, sin embargo, la espectacularidad que provocó la cinta de 1981 no lo provoca esta y se convierte en un intento más que se agrega a una larga lista de películas para ver un Domingo por la tarde.

Sam Worthington (Terminator Salvation, Avatar) protagoniza este remake que deja de lado los existencialismos y profundidades de un verdadero héroe trágico y se centra en ser casi un símil del ejército de un solo hombre. Los diálogos no son epopéyicos ni heroícos , y a diferencia de otras películas del género, descarta completamente la idea de vender al héroe a través de las rebuscadas arengas (que sólo sirven en actores de peso) y lo hace de la manera más antigua pero no menos factible:  la acción. El mismo Worthington lo dijo en la Premier de la cinta “la película soy yo en faldas blandiendo una espada” y dentro de esa honestidad casi descarnada, el filme lo logra, no sin problemas, pero al final del día, después de haber visto Furia de Titanes y dejando las comparaciones de lado; entretiene.

La pregunta es ¿está el público dispuesto a perdonar las fallas y ver lo bueno solamente? Somos una generación que se ha maravillado con grandes aventuras épicas y cine de fantasía de calidad, hemos disfrutado de grandes actuaciones y conocimos lo que la tecnología puede darle a una buena historia ¿estamos preparados para un filme de sencillas pretenciones en este género? ¿Podemos dejar pasar el estereotipo exagerado del que hace gala sin pudor este trabajo? En mi caso particular me costó bastante trabajo dejar de lado el ojo más crítico y dejarse llevar (y eso que no soy de esos comentaristas que tratan de ver en el cine sólo errores y como me enseñó mi profesora de cine en la universidad “toda película tiene algo bueno que rescatar) pero sin lugar a dudas existen ojos que vean Furia de Titanes y digan “buena”. Personalmente esperaba mucho más en su momento, pero después de escuchar los comentarios fui bajando mis espectativas originales y debo decir que hasta logré emocionarme con Pegaso (yo que amo los Caballos y sus múltiples derivados mitológicos). Tiene sus momentos esta Furia de Titanes y por supuesto algo de encanto, existen peores y nadie ha rajado vestiduras por ello.

Lo importante es enfocar al público en lo que van a ver realmente, y más allá de su campaña de marketing que creó una cama de espectativas, esta es una cinta honesta, que promete desde el comienzo del metraje sólo aquello que puede dar y nada más.  Queda la impresión, eso sí, que pudo hacerse mucho más tanto en el plano actoral, a pesar de tener actores de la talla de Liam Neeson (La Amenaza Fantasma, La Lista de Schindler)  o Ralph Fiennes (Dragón Rojo, Harry Potter y El Cáliz de Fuego), como en el plano del guión, que no es muy acabado y que omite aquello que le parece demasiado elaborado centrándose en los conceptos básicos de la acción.

Talvez si hubiese ido el día de su estreno habría salido muy enojada, pero al escuchar los comentarios y bajar las espectativas debo confesar que disfruté algunas escenas. No me cambió la vida ni me hizo vibrar, incluso me pareció demasiado correcta, algo plástica, fría, desprovista de alma si se quiere, pero las hay peores y para un día de relajo creo que podría servir.

Regular

Rating: ★★★★½☆☆

[media id=6 width=600 height=420]