País: España
Año: 2008
Reparto: Belén Rueda, Fernando Cayo, Roger Príncep, Mabel Rivera, Montserrat Carulla, Andrés Gertrúdix, Edgar Vivar. Geraldine Chaplin
Director: Juan Antonio Bayona
Escritor: Sergio G. Sánchez
Música: Fernando Velázquez.

SINOPSIS: Una mujer trae a su familia a vivir al antiguo Orfanato donde ella se crió y que pretender convertir en un hogar para niños discapacitados, pero espelusnantes secretos se esconden en sus paredes y tras los amigos imaginarios de su pequeño hijo.

CRITICA: Una verdadera película de terror psicolñogico con actuaciones impresionantes y una ambientación magistral es lo que encontraremos en esta cinta española presentada por el famoso Guillermo del Toro que aquí está como productor ejecutivo y dirigida por Juan Antonio Bayona.

Desde el comienzo la película atrapa y pone los pelos de punta, el juego de cámaras, de luces y de sombras son los que hace muchísimo tiempo Hollywood olvidó y que reemplazó con efectos especiales que sólo roban misterio a la escenas. En El Orfanato, tenemos precisamente lo contrario, muy ligado al terror del antaño pero con matices contemporáneos, esta cinta nos presenta una historia interesante, con finos toques de efectos especiales y con imágenes misteriosas que mantienen a los espectadores todo el metraje en el borde del asiento.

La música compuesta por Fernando Velázquez se adapta de manera magistral a las necesidades de las imagenes, es escalofriante a veces y otras suave, un soundtrack muy psicológico que no tiene nada que envidiar a los compositores a gran escala de Hollywood.
Las actuaciones de Belén Rueda y el pequeño Roger Príncep son fenomenales, destaca grandemente el pequeño que transmite ternura, a veces misterio, a veces terror.

Contodo, estamos ante un filme que no se jacta de “inventar” recursos para el género, pero que sin embargo, nos devuelve algo que se extrañaba y que está muy ligado al terror japonés, aunque con claros matices estadounidenses, una mezcla que sabe excelente y que nos vende una cinta de estandarizados conceptos, pero que entretiene, nos hace entrar en el juego y asusta realmente.
De factura claramente comercial, lo cual no es un desacierto, muy internacional, El Orfanato logra lo que muchos han querido y que han fracasado: poner los pelos de punta.
Imperdible.