SINOPSIS: El Agente Especial Strahm está muerto, y el Detective Hoffman (Costas Mandylor) es el sucesor de Jigsaw (Tobin Bell). Sin embargo, cuando la policía comienza a estrechar el cerco a Hoffman, lo forzarán a poner en marcha el juego complejo para entenderlo por primera vez.

RESEÑA: Ya llega a nuestra cartelera local la sexta parte de la saga del moralista asesino Jigsaw, una nueva entrega que para algunos podría estar de más, pero que sin embargo supera por mucho a su antecesora. Gentileza de nuestros amigos de Andesfilm tuvimos el placer de verla y si quieres saber que hay detrás de esta cinta no dejes de leer esta humilde reseña.

Si bien se hace cada día más evidente que nuestros estimados de Hollywood carecen de nuevas ideas, a pesar de lo mucho que se ha estirado el chicle, hay una cosa que no le puede ser negada al Juego del Miedo y es su capacidad creativa de armar una historia interesante sin dejarse llevar por la impresión visual que pudieran querer provocar. En cada una de las partes de esta saga hemos quedado sorprendidos por el guión y, a pesar de que el factor sorpresa va decreciendo considerablemente con cada una de las consecutivas cintas que cada año arrementen en los cines, esa capacidad parece intacta.

En El Juego del Miedo lo importante es crear una historia no mostrar sangre (aunque indudablemente eso suceda y mucho) esta “experiencia visual” por así llamarla no sobrepasa una trama con algún grado de enseñanza tras sus líneas. Ese factor se mantiene y se respeta en el Juego del Miedo 6, la estructura tanto argumentativa como en la sintaxis de la edición encontramos todas las características que han hecho de esta saga un producto distinguible a kilómetros de distancia (el comienzo espeluznante, la “vuelta de tuercas” al final de la historia, entre otras varias), sin embargo, carente de sorpresas después de tantas películas (sorpresas existen pero el público “espera” estas sorpresas y no lo toman desprevenido) algo de la esencia primigenia parece perderse tras tantos enredos y màs enredos que, no obstante, van develándose lentamente en este filme lo que se agradece.

Dentro de Saw existen dos tramas, una es la macrotrama (el argumento que engloba las hasta ahora 6 películas) y la microtrama (el argumento de cada una de las seis cintas). En este respecto, coincido con las opiniones de mis amigos ayer en que la macrotrama del Juego del Miedo ya está un tanto desgastada, un tanto manoseada, un tanto exigida, sin embargo, la microtrama del Juego del Miedo 6 se ve muy sólida y entretenida, superando con creces a su predecesora en todo sentido. La microtrama está bien armada, el revivir (en cierto aspecto) a John Kramer (Tobin Bell), cuya “presencia” cruza la cinta es una decisión acertada a todas luces y le da esa continuidad que tan escasamente vimos en la quinta entrega.

El ahora director Kevin Greutert, quien editó todos los filmes anteriores, le regala a la saga un thriller más que correcto, enfocándose siempre en las emociones y el argumento, con una especie de mensaje social fuerte, sin dejar de lado el factor “gore” importante pero no como lo más importante, como ya habíamos mencionado anteriormente. La performance de Costas Mandylor como el apático detective Hoffman es correcta, pero ya con la quinta parte se vislumbró que su personaje, tan distante del de Kramer, no podía llevar sobre sus hombros el peso de la historia, no por el actor, sino porque el personaje es nada más que una víctima adicional al macrojuego de Jigsaw y eso queda muy en claro en esta cinta.

Así que ya lo saben, mis estimados freaks, si quieren pasar un rato escalofriante y vigorosamente entretenido en el cine, no dejen de ver el Juego del Miedo 6, desde hoy en los mejores cines.

Muy Buena.