SINOPSIS: Blancanieves, la hija del difunto rey, ha sido encarcelada por la malvada reina Ravenna, esposa y asesina de su padre. Solo su belleza y fuerza interior son rivales para la malvada reina y sus poderes oscuros. Blancanieves y su misterioso protector son los únicos capaces de oponerse al reinado del terror de Ravenna y llevar a los hombres a luchar por la libertad.

RESEÑA: Ya esta en nuestra bullada marquesina la apuesta de Universal por revivir un clásico de la literatura infantil: Blancanieves y el Cazador, ópera prima del aclamado director publicitario Rupert Sanders.

Debo aclarar que el género de Fantasía Épica es uno de mis favoritos y, como parece ser de dominio público, Chris Hemsworth ha pasado a formar parte de mi lista de favoritos, por tanto, esta cinta era una de las que estaba ansiosamente esperando. Los avances promocionales se veian prometedores  y siempre supe que haría esta reseña. No puedo descartar que tuviera algo de miedo al respecto, eso si, miedo a encontrarme con una cinta como Alicia en el País de las Maravillas, que si bien no era una mala película, nunca me enganchó del todo (opinión muy personal) o La Chica de la Capa Roja que nunca me pareció la más feliz de las adaptaciones.

Luego de haber cruzado el esperado umbral puedo decir que Blancanieves y el Cazador es un concierto visual de grandes proporciones, donde prevalece una narración ágil pero un poco superficial que privilegia la acción sin descanso, el viaje  eterno del héroe, y cuyo guionista se apoya en la imagen colectiva que cada uno tenemos del cuento clásico para dejar de explicar aquellos que puede ser evidente para algunos pero que en este caso talvez no fue la mejor decisión. De todas formas, se agradece la agilidad del relato, una fotografía impresionante, hermosos colores y un diseño artistico notable que rememoran un poco a grandes producciones de este género como El Señor de los Anillos, Las Crónicas de Narnia o El Laberinto del Fauno.

La ganadora del Premio de la Academia Charlize Theron (Hancook, Prometeo) encarnando a la hermosa y malvada reina Ravenna realiza un trabajo fenomenal, su calidad actoral se hace evidente y deslumbra en todas sus intervenciones. Chris Hemsworth (Thor, Star Trek) como el Cazador, este antihéroe borracho, fuerte y encantador, es otro de los grandes pilares que le dan interés a la trama en si misma. En mi muy personal opinión es Kirsten Stewart (Crepúsculo, Zathura) quien no logra asumir su importantísimo papel, ella debe convencernos que es pura de alma y una guerrera de corazón y, personalmente, nunca “compré” ninguna de las dos facetas. Para el espectador se hace más interesante aquello que convirtió a Ravenna en una mujer malvada y poderosa, toda su tortura interna, la tragedia de su vida y su deseo de venganza que queramoslo o no puede identificar una pequeña parte de toda mujer, o aquello que hizo de este héroe cazador un hombre lleno de culpas y desapego por la vida que la historia de la princesa sufrida que se revela ante el mal. Stewart sigue manteniendo esa apatía con el público que hacen que el público no pueda sentirse apegado a su personaje. Estoy consciente que Stewart tiene un público seguidor muy grande y me hago cargo de mis dichos, pero es su eterna desvinculación con el personaje que hacen que esta cinta no sea todo lo buena que pudo ser y aquellas escenas que eran claves en el filme no tengan la potencia que debieron tener.

De todas formas, esto no opaca el hecho que Blancanieves y el Cazador es una muy entretenida película, llena de elementos interesantes, de paisajes increibles y de escenas que llegan a emocionar incluso por sobre el problema del débil personaje principal.

Visual y estéticamente, ‘Blancanieves y el Cazador’ es un deleite que paga la entrada por si mismo.

Destacable es la recreación de los bosques tan importantes dentro del género fantásticos, esos lugares hermosos y misteriosos a la vez, que albergan criaturas perdidas, bellezas incomparables y maldades profundas. Los detalles son hermosos y beben directamente de aquella literatura infantil tan antigua que nos hizo soñar en nuestra niñez. Hadas, enanos, trolls, creados con cuidadoso esmero y transportándonos a tantos y tantos cuentos que dieron vida a lo que hoy conocemos como fantasía. Otro de los grandes éxitos de esta cinta es la caracterización de los enanos, representados vívidamente por actores que no son bajos: Bob Hoskins, Ian McShane, Toby Jones, Ray Winstone, Nick Frost, Eddie Marsan.

Mención especial al score creado por el gran James Newton-Howard (Señales, Soy Leyenda), realmente un trabajo de calidad.

En resumen, Blancanieves y el Cazador es una cinta entretenida, muchas veces interesantes, con personajes muy bien logrados, una hermosa fotografía, una buena historia que talvez requirio mayor trabajo del guión y cuyo personaje principal no logra convencer, restándole alma a la producción.

Pero como siempre son ustedes, mis estimados freaks, quienes tienen la última palabra.

Buena.
Rating: ★★★★★☆☆   

Erika Moreno