Vaya! Palabras me faltan. Histeria, llanto, desmayos, gritos, cantos, bailes y un espectáculo de primera es lo que resumen lo acontencido el 03 de Marzo de 2011 en el Movistar Arena con la tercera visita a Chile de Backstreet Boys en el marco de su gira mundial This is Us tour.

Debo aclarar mi profunda predilección por esta banda que nació como una de las siempre vapuleadas “Boybands” pero que hoy son mucho más que eso. Son casi 20 años de carrera y muchos de ellos lo han pasado arriba del escenario. Cuento tienen además de un gran talento y un público consumidor específico que parece sorprender a aquellos que le daban fecha de caducidad a este fenómeno. Soprende a los críticos de siempre que no son capaces de ver más allá de las propias palabras que los condenan, porque les dieron fecha de término y hoy, dos décadas después, deben tragarse sus palabras.

No hay grupos que se sostengan por tanto tiempo si no tienen algo que entregar. Los Backstreet Boys lo tienen porque han sabido reinventarse sabiendo ser fieles al estilo que los hizo un fenómeno y al público que los sigue.

Y demostrado queda todo esto con su tour This is Us y el disco de estudio que le da nombre a la gira.

Con casi dos horas de duración, varios cambios de ropa, un DJ en el escenario y tres pantallas gigantes, los llamados Chicos de Orlando pasaron por sus temas más conocidos, aunque haciendo énfasis en su más reciente trabajo, que fue concebido como un disco regreso al pop más duro y al dance. La invitación era a bailar y cantar con Nick Carter, Howie Dorough, Aj Mc Lean y Brian Littrell, a disfrutar de un show completo donde como siempre hicieron gala de sus voces, sus dotes de bailarines y su “carrete” en el escenario.

Las más de doce mil fanáticas que repletaron el Movistar Arena gritaron, lloraron, bailaron y cantaron junto a los chicos, demostrando que aunque han pasado varios años desde sus trabajos más exitosos, el amor por el tipo de música que hacen no ha decaido y sigue muy vigente.

Pero más allá de la nostalgia, Backstreet Boys demuestra una vez más que han crecido como artistas, haciendo gala de baladas impresionantemente logradas y explosivos temas para bailar. Para los prejuiciosos, nada más decir que aunque los han mirado en menos desde el comienzo de su carrera, son ellos los que han sobrevivido al paso del tiempo durante casi dos décadas y no podrán negar que Backstreet Boys se han ganado su puesto en el mundo de la música a base de esfuerzo, talento y reinvención, cargando en sus hombros su eterna cruz de ser considerados una Boyband, pero siempre reencantando a sus más acérrimos seguidores y demostrando a los detractores por qué son el grupo pop más importante de los últimos años.